Trabajadores del Hogar

El pasado 2 de Julio, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo y de la Ley del Seguro Social, en materia de las personas trabajadoras del hogar.


Estas modificaciones se basan en las reformas de la LFT, publicadas el pasado 1 de Mayo, las cuales buscan brindar seguridad jurídica a las personas trabajadoras del hogar.


Dentro del texto publicado, se observa que la relación laboral debe estar sujeta a un contrato por escrito, de conformidad con la legislación nacional.
Dicho contrato debe incluir un mínimo de requisitos entre los que destacan la vigencia del contrato, las horas de trabajo, las remuneraciones y conjunto de remuneraciones adicionales en beneficio de las personas trabajadoras del hogar, así como días de vacaciones, pago de días descanso, aguinaldo, alimentación en lo general y cualquier otra prestación que las partes acuerden.


En la publicación, se indican las condiciones generales de trabajo, tales como jornada máxima de trabajo (para adolescentes y mayores de edad), días de descanso, otorgar uniforme o ropa de trabajo y herramientas de trabajo, además de las situaciones en las que no se considera persona trabajadora del hogar.


Señala la prohibición para contratar personas menores de 15 años, e indica las condiciones en las que deben laborar los adolescentes mayores de 15 años, en caso de su contratación.


Especifica los casos en los que las personas trabajadoras del hogar podrían sufrir de discriminación, ya sean de nacional mexicana o extranjera, tales como despedir a una persona trabajadora que se encuentre embarazada.
Por lo que respecta a las modificaciones a la LSS, indica la obligatoriedad de asegurar a las personas trabajadoras del hogar, tal como lo señala el Artículo 12, fracción IV, quedando derogada el texto donde se indicaba que estas personas podrían ser aseguradas en el régimen voluntario.
Para finalizar, es importante destacar que a pesar de la publicación del presente decreto, este manifiesta que la incorporación formal de las personas trabajadoras del hogar al régimen obligatorio de seguridad social iniciarán su vigencia una vez que se realicen las adecuaciones y reservas legales necesarias para dar completa operatividad al reconocimiento del derecho a que se refiere este Decreto; sin embargo el patrón deberá garantizar la atención médica y los gastos por concepto de sepelio, en su caso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *